El accionar del Gobierno de San Luis en su manejo del aparto comunicacional, en la entrega de pautas publicitarias  son la muestra  que las viejas formas de censura no han desaparecido con la democracia y la por consiguiente libertad de expresión sino que ha sido remplazado por otro.

La autocensura es utilizada como una casa de resguardo para evitar cualquier tipo de violencia por difundir contenidos periodísticos que sean considerados como agravios por parte de quienes detentan el poder en la esfera pública.

Ayer el Ministro de Salud llegó a San Luis en medio de una recorrida nacional, recorrió la obra del Hospital y brindó respuestas a preguntas filtradas por empleados de prensa del Gobierno.

Las preguntas que realizaron varios colegas con antelación, fueron filtradas, es decir las que no le gustaron al gobernador fueron descartadas para tener una conferencia de prensa “positiva” pero lejos de la realidad. Esto sin contar que en la Pampa el dirigente nacional brindó dos conferencias de prensa sin ningún tipo de problema, esto denota que la decisión de censurar a la prensa fue local.

El ministro de Salud, se refirió a la vacuna contra el COVID-19, “Vamos a vacunar a un porcentaje altísimo de población, más que en otros países, empezaremos por los grupos de riesgo para evitar mortalidad, habitualmente no es por la edad, es porque tienen alguna enfermedad que los convierte en grupos de riesgo” aseguró Ginés González García.

En su visita a la provincia vecina, el ministro de Salud de la Nación respondió sin intermediarios. Acá el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá limitó el acceso al pedir antes por escrito las preguntas, que pasaron por un filtro ya que se respondieron algunas.

En la Pampa el gobernador Sergio Ziliotto y el ministro se pararon frente a los comunicadores para atender las inquietudes. No hubo intermediarios