La capital francesa se había preparado para los posibles festejos, pero terminó siendo escenario de enfrentamientos entre la policía y un grupo de hinchas.

Las calles de París se preparaban para una fiesta, pero terminaron siendo el escenario de enfrentamientos entre un grupo de hinchas del Paris Saint-Germain y la policía, luego de la derrota del equipo francés ante Bayern Munich en la final de la Champions League.

La avenida de los Campos Elíseos se había convertido en peatonal para albergar los posibles festejos del equipo parisino y más de 3.000 policías estaban apostados para evitar desbordes y hacer cumplir las medidas sanitarias en medio de una nueva ola de contagios de coronavirus (COVID-19) que está sufriendo el país, con casi 5.000 casos positivos registrados en las últimas 24 horas.

Sin embargo, tras la frustración de no haber podido lograr el título, un grupo de fanáticos del PSG comenzaron a generar disturbios a la salida de los bares desde donde siguieron el partido, lanzando bengalas e incendiando los tachos de basura, mientras la policía los dispersaba con gases lacrimógenos.

«Felicitaciones al Bayern Munich por su sexta Champions League y al Paris Saint-Germain por su carrera excepcional. Llegará la hora de la victoria para el fútbol francés», escribió en su cuenta de Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron, en una noche de domingo que fue poco feliz en París.