A cargo de un ejecutivo municipal que no encuentra dirección, un vez más «Tamayo» se ha convertido en el centro de criticas.

En esta oportunidad la cachetada es para los inscritos del plan los beneficiarios recibieron la respuesta menos esperada este miércoles por la mañana: el intendente Sergio Tamayo decidió que no seguirá adelante con el pan habitacional en Granja La Amalia.

Son cientos las familias que se inscribieron bajo una promesa electoral del ex intendente Enrique Ponce, y que siguen aguardando expectantes, aunque ahora con más decepciones e incertidumbre. Hasta diciembre del 2019 eran 364 quienes llevaban los pagos al día.

La presidenta de la Comisión, Erica Hidalgo confirmó que “no se firmó absolutamente nada” y que no se avanzó en ningún acuerdo.

Hubo protestas y enojo a lo largo de toda la mañana en la puerta de la comuna capitalina.

“Veremos cómo solucionamos el tema. Había mucha gente que le cuesta pagar la cuota. Esta es una manera de salir, la cuota es bastante alta y hay que ver dónde nos tocarían las tierras”, manifestó Hidalgo tras el encuentro con Tamayo.

En una audiencia que mantuvo con representantes de la Comisión Granja La Amalia, el intendente de la ciudad comunicó que tomaba esas medidas porque no había otra “vía de salida”.

Informó que las cuotas abonadas hasta la fecha serán reintegradas, aunque sin interés. El monto total, para quien lleva la mensualidad al día (19 en total), ronda los $100 mil. Aquellos que hayan pagado solo algunas también recibirán el dinero.

Los vecinos explicaron que la devolución “será el 18 de agosto”, en un solo pago y “sin tener en cuenta la devaluación sufrida en el último tiempo”.

Tamayo dejó en claro que su gestión no tiene “los fondos” y no puede asumir “los $700 millones que se necesitan” para el proyecto que se había pensado en la zona oeste de la ciudad. Ese monto sería el “40% del presupuesto anual”.

Por otra parte, el abogado que representa a los vecinos, Francisco Guiñazú destacó que todavía “hay mucha inquietud”.

“Veremos qué posición se adopta, tenemos que analizar y reflexionar todo lo que tenemos en la mesa”, añadió.

A la hora de hacer un análisis de cómo se trató la necesidad de los beneficiarios y el tratamiento del tema, Guiñazú apuntó que hubo “mucha politiquería en el medio”.

“Se generó una promesa, una ilusión, pero la realidad es que el municipio informó que no puede hacerse cargo del costo que implica un plan de desarrollo habitacional”, advirtió.

“Es lógico que la gente esté enojada, había mucha ilusión de muchos años, candidatos que prometieron y que entregaban cartoncitos a cuenta de nada. Luego nos encontramos con esta realidad”, dijo, aunque sin nombrarlo, refiriéndose al ex intendente Ponce.