El problema comenzó la semana pasada a raíz del incumplimiento del pago de una parte de los salarios de mayo. Si bien cada empresa tiene su propia realidad, a grandes rasgos se trata de una deuda del 70% en los haberes de los choferes.

Las firmas adeudan el sueldo de mayo y las compañías sostuvieron que no cuentan con la liquidez necesaria para afrontar la responsabilidad en este período de pandemia que ya lleva tres meses en todo el país.

Las realidades son distintas. Blanca Paloma, Juana Koslay y Zenitram habían pedido un cuarto intermedio con la intención de proponer acuerdos por el pago de los salarios y los presentaron en las nuevas audiencias que se desarrollaron en las oficinas de Relaciones Laborales, ubicadas en el edificio administrativo de la ex Casa de Gobierno de San Luis, la semana pasada.

Mientras que María del Rosario, Sol Bus, Grupo MR, Line, Polo, Panamericana y Polo Sur también requirieron la instancia de negociación; pero el viernes continuaron las reuniones y o hubo acuerdo. El último paro dejó a los puntanos 22 días sin servicio.