El proyecto, impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires contempla multas de hasta $17 mil y trabajo comunitario.

En plena pandemia por coronavirus son muchas las historias de trabajadores de la salud discriminados por estar en contacto directo con infectados.

Por citar un ejemplo, la situación más extrema se vivió en la Rioja donde a una médica le incendiaron el auto. Con la misma suerte corrieron efectivos de las fuerzas de seguridad, quienes también están en muchas ocasiones en la primera línea de combate contra la pandemia.

Por ello, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó este miércoles un proyecto para incluir sanciones, dentro del Código de Contravenciones, a los actos de discriminación y de hostigamiento contra el personal de las áreas de la salud, la seguridad y la justicia que trabajan en contacto con pacientes con coronavirus.

La iniciativa será tratada en la Legislatura porteña y plantea dos modificaciones al Código ante aquellas conductas nocivas contra las personas o los bienes particulares y colectivos. Además contempla sancionar con multas de hasta $17 mil o penas de hasta diez días de trabajo de utilidad pública a quien discrimine a personas que hayan “tomado contacto durante el desempeño de su función laboral con personas infectadas o casos denominados sospechosos de alguna enfermedad infecto contagiosa, o por cualquier otra circunstancia que implique exclusión, restricción o menoscabo la inclusión”.

El proyecto busca penalizar los actos discriminatorios contra trabajadores de la salud

“La discriminación que sufre personal de la salud, personal policial y judicial, en razón de estar en contacto con pacientes infectados del mencionado virus, injuria gravemente su dignidad y evidencia la falta de solidaridad ciudadana por parte de quienes, en lugar de reconocer la grandeza con la que aquellos enfrentan esta dura realidad, los ofenden y aíslan socialmente por esa mera circunstancia”, se remarcó en el texto del proyecto.

Durante los dos meses de cuarentena, fueron muchos los médicos que denunciaron amenazas por parte de sus vecinos. Ante los sucesivos casos, la titular del INADI, Victoria Donda, pidió no dejarse “llevar por el miedo”.

“No podemos aplaudir a las nueve de la noche y discriminar a las nueve de la mañana. Tenemos que informarnos bien para que las emociones que afloren no sean irracionales ante esta emergencia y no dejarnos llevar por el miedo”, sostuvo.

El actual Código penaliza la discriminación por razones de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social y económica. Por otro lado, impulsa que esos casos también sean considerados como agravantes a las contravenciones que castigan las conductas de hostigamiento, maltrato e intimidación.